SEGUINT LA 60 DIVISIÓ REPUBLICANA (2) El retorn als escenaris de la batalla de la Segarra

2016-03-07 02:13

Els primers anys de la postguerra van ser durs i difícils, especialment els anys quaranta quan, malgrat haver estat vencedor de la Guerra Civil l’1 d’abril de 1939, Franco no va decretar el final de l’estat de guerra fins al 7 d’abril de 1948; gairebé tres anys més tard d’acabada la Segona Guerra Mundial. Enmig d’una fèrria dictadura el país sobrevivia i s’anava refent com podia del daltabaix de la guerra. Amb la mort de Franco l’any 1975, s’obrí tímidament la porta a la transició  democràtica amb les eleccions generals del 15 de juny de 1977 i als “Pactos de la Moncloa” el 25 d’octubre del mateix any, però, amb el cop d’estat aparentment fracassat del 23 de febrer de 1981, des d’aleshores, els anys ens han demostrat que la democràcia que hem tingut fins avui, ha estat una democràcia tutelada i vigilada pels poders fàctics de sempre.

   El 19 de març de 2008, dia de Sant Josep, a la Bisbal de Falset és festa local. Miquel Sas Masip ha tornat a casa des de l’hospital de Mora d’Ebre després d’una intervenció quirúrgica. En tant que veí molt proper i amic, vaig anar a fer-li una visita. Eren al voltant de les 12 del mati, estava en companyia de la seva muller, Rosa, i el seu aspecte era força saludable. En un moment de la conversa, iniciada ja feia una bona estona, va citar al seu pare desaparegut durant la Guerra Civil, al gener de 1939. Al moment, l’expressió del seu rostre derivà cap a l’emoció i unes llàgrimes començaren a brollar dels seus ulls.

- No m’equivocava, havien passat 69 anys i el record de la desaparició del seu pare pesava com el primer dia. Fins feia ben poc, jo tan sols sabia que havia desaparegut a la guerra, cap més detall; parlar-ne al poble com tantes altres coses de la guerra era tabú. De feia uns quants anys  m’intrigava la sort d’aquestes persones donat que al cementiri del poble hi ha enterrats molts soldats que van morir a la Batalla de l’Ebre, la majoria estan registrats amb nom i cognom. De ben segur que les seves famílies els van buscar i no els van trobar, com es demostra en els  pocs que s’han anat localitzant. -

 Al Miquel ja feia temps que volia dir-li de la possibilitat d’intentar una nova recerca del seu pare, però dubtava com s’ho prendria, tenia por de no obrir ferides possiblement ja tancades, no sabia com dir-li.

     En aquell instant, vista la reacció, vaig creure que era el moment oportú, es produí uns segons de silenci i vaig dir-li:

 Miquel, vols que intentem quelcom ?  Vols tornar ha intentar la recerca del teu pare ?

Aleshores, l’expressió del seu rostre passà d’emoció i llàgrimes, a il·lusió i alegria,  i contestà:

      Sí! ... Sí home...Sí!

 I, en aquell moment, jo  em senti força alleujat. 

      La recerca del seu pare tornava, l’avi i la seva mare ho van intentar desesperadament sense èxit feia 69 anys.

    El 18 de juny de 2009 era un dia clar,  feia 15 mesos ja que havíem iniciat el procés de recerca de Josep Mª Sas. Després de completar el trencaclosques de noms i llocs que havíem anat recopilant, teníem informació suficient sobre per on havien transcorregut els últims dies de la seva vida, per la qual cosa, a primera hora del matí, el Miquel,  amb el seu fill Josep Mª que conduïa el cotxe, i jo, ens disposàvem a fer un recorregut per la zona. Desprès de passar per Lleida arribàvem a Tàrrega al voltant de les 9 del mati, vam esmorzar  en un bar del centre de la ciutat i després de recollir el Domingo Salcenc, un cosi de la nora del Miquel coneixedor del territori, vam seguir en direcció a Cervera. Passada aquesta ciutat, en pocs km ens situàvem ja en territori de la ruta que havia seguit la 60 Divisió, vam deixar de moment Tarroja de Segarra i, seguin la mateixa carretera, ens vam dirigir cap a l’encreuament de El Llor, junt a Castellmeià; eren dos quarts d’onze del matí quan arribàvem al lloc clau i ens hi vam aturar; segons referències dels companys allí els van sorprendre els franquistes. Entre els trets i el desordre conseqüent, van perdre contacte amb el Josep Mª i altres companys i els van fer presoners. L’anomenat desguàs de carretera -l’alcantarilla com deien ells- el teníem allí mateix, no n’hi ha d’altre en bastants Km a l’entorn. En la precipitada fugida alguns soldats s’hi van introduir temporalment, el Josep Mª seria un d’ells segons els companys fets presoners. Trepitjàvem ja els camps on el 17 de gener de 1939 s’havia produït la batalla, la desfeta de la 60 Divisió. Mentre contemplava   aquell paisatge, una estranya i extraordinària força m’atreia, com si quelcom meu s’hagués quedat en aquell escenari, que em reclamava i transportava 70 anys enrere. Al introduir-nos en l’ample desguàs de sota la carretera, notava  una buidor interna i una certa debilitat a les cames; sens dubte com a conseqüència de l’emoció que sentia.

   Allí mateix teníem El Llor, un  petit poblet de poc més de 60 habitants a tan sols 1 km de l’encreuament, i cap allí vam anar. Els carrers estaven deserts, sense trobar ningú a qui preguntar per l’Ajuntament. Al arribar davant de la petita església, vam veure que estava la porta oberta i vam entrar; dues senyores grans estaven fent neteja, els vam donar el bon dia i vam preguntar-los on es trobava l’Ajuntament. Molt amablement ens van dir que les oficines eren a Torrefeta, la capital del municipi anomenat Torrefeta i Florejacs; en total 638 habitants distribuïts en 15 petits poblets i nuclis. Un cop a Torrefeta vam anar a consultar el Registre Civil de defuncions; molt ben atesos per les dues joves funcionaries, vam comprovar que entre els soldats morts registrats no hi havia el nom de Josep Mª Sas. Quan ja ens acomiadàvem els vam dir que anàvem cap a Tarroja de Segarra pel mateix motiu i, aleshores, ens van advertir que no hi trobaríem ningú fins a la tarda ja que elles mateixes estarien allí.

     Deixant doncs per la tarda Tarroja de Segarra ens vam dirigir aleshores cap a Sant Ramon  -La Manresana  fins a l’any 1940 – distant uns 10 km. Un cop vam arribar l’Ajuntament estava tancat, ens van dir que no obrien fins a la tarda i aleshores vam emprendre el retorn cap a Cervera.

     Ja a Cervera, vam  entrar un moment  a l’Arxiu Comarcal per a veure si estava allí Jordi Oliva, historiador molt coneixedor de la Guerra Civil i les fosses comunes a la zona i deixeble de Josep Benet; en el procés de recerca ens havia facilitat valuosa informació, mantenia contacte amb ell per Internet  i volíem saludar-lo personalment, però al no trobar-lo ens vam dirigir cap al Jutjat de 1ª Instància.

     Quan portàvem una estona d’espera ens van fer passar, ens vam presentar i els vam dir el motiu que ens portava fins allí: la desaparició del pare del Miquel, l’any 1939. Des del primer moment les atencions van ser moltes, el Miquel va anant explicant el seu cas, els vam donar tota la informació que teníem i les dades que ens van demanar. En acabar, ens van dir que a partir d’aleshores farien tot el que estava al seu abast per intentar resoldre el cas i ens tindrien al corrent de tot. Havíem passat dues hores allí i quan vam sortir era hora d’anar a dinar; per la tarda completaríem el recorregut.

    Ja per la tarda i molt ben atesos als respectius Ajuntaments, ni al Registre Civil de Tarroja de Segarra ni al de Sant Ramon, vam trobar el nom de Josep Mª Sas entre les llistes dels soldats morts registrats. Ens quedava pel final la visita a Pujalt, l’últim de  la ruta prevista ja dintre de l’Alta Anoia, i cap allí vam anar no sabedors encara del que ens esperava.

   -Durant la primavera de 1938 a Pujalt s’hi va construir la Base d’Instrucció del XVIII Cos de l’Exercit Republicà; un gran complex militar a mig camí entre el front i les grans ciutats de la reraguarda catalana amb capacitat per a 1.200 soldats on eren instruïts abans d’anar cap al front. El 19 de gener de 1939 d’avant la imminent arribada de l’exercit nacional el complex va ser destruït i abandonat per l’exercit republicà.-

      Avui aquestes instal·lacions han estat recuperades i magníficament museïtzades.

    En trajecte ascendent cap a Pujalt  el paisatge anava canviant, els conreus majoritaris de cereals donen pas a extenses i denses boscúries. En arribar vam preguntar pel senyor Alcalde i ens van dir que vivia a Conill, un dels nuclis que formen el municipi de Pujalt; i cap allí vam anar i allí el  vam trobar. El senyor Antoni de Solà i Pereta, molt amablement ens va rebre a casa seva, ens oferí un refresc i nosaltres li vam exposar el motiu que ens havia portat fins allí. Gran coneixedor del tema de la Guerra Civil a la zona, en la llarga estona de conversa, molt interessant en tot moment, ens informà sobre els últims dies de combat a la zona, fins què arribà un moment que, un tant dubitatiu digué:

        “Hi ha un cas que va passar aquí a la vora, és molt dur. No sé si els ho hauria de contar”

         Nosaltres vam quedar un tant sorpresos, no hi havia dubtes que el senyor Antoni havia detectat moltes coincidències amb el que nosaltres li havíem explicat i, després d’encoratjar-lo a continuar, seguí endavant:

Va passar aquí tocant, a les parets de El Portell, era cap al vespre-nit del dia 19 de gener de 1939. Quatre soldats republicans de la Província de Tarragona mig perduts i desarmats van ser capturats per un escamot de l’exèrcit franquista i el seu cap ordena la seva execució immediata, vist això un dels soldats republicans es pot escapolir i els altres tres són fulminantment executats. Després obliguen a uns pagesos grans a cavar una fossa i enterrar-los. Pocs anys després, sobre aquella fossa s’hi va fer un edifici. A sota, hi descansen  tres  soldats  de  la 60  Divisió,  del XVIII Cos d'exèrcit republicà, de les comarques de Tarragona, vilment assassinats.

      Mentre escoltàvem el relat de la tràgica història, un gran trasbals ens envaïa, tots tres ho reconeixíem després; a la veu del Sr. Alcalde, s’hi afegien les inevitables imatges d’aquella horrorosa escena  projectant-se sobre la nostra ment. Era el final de la tarda quan deixàvem la casa del Sr. Alcalde i decidíem emprendre el camí de retorn, amb la intenció de passar abans pel cementiri de Cervera. Allí volíem visitar la fossa comuna on hi ha enterrats centenars de soldats republicans, entre els quals,  a la fila 11 nº 2 n'hi figura un de no identificat que mori  a l’hospital situat a la Universitat de Cervera el 25 de gener de 1939, ja en  poder dels franquistes. La certificació de la seva mort, facilitada pel Jutjat de Cervera, la va fer el capità metge J. Pereda i sembla ser que el ferit va estar uns dies inconscient i agonitzant abans de morir; el cementiri però, ja estava tancat.

    En la fossa del cementiri de Cervera havíem dipositat en principi les nostres esperances quan vam sortir del poble a primera hora del  mati i, encara que res assegurava que el soldat enterrat allí fos Josep Mª Sas, tan sols de pensar que podia ser-ho, ens movia el desig de situar-nos davant d'aquella gran tomba i, en silenci, recordar-lo i  alhora retre homenatge  als allí soterrats. Un silenci sepulcral ens acompanyà la resta del viatge de retorn i durant uns dies el Miquel va quedar enfonsat: la història de El Portell no s’apartava de la nostra ment.

     Després de setanta anys, havíem recorregut els pobles, camps, paisatges, camins i carreteres per on van transcórrer els últims dies de vida de Josep Mª Sas Masip i els seus companys, amb l'esperança d'aconseguir quelcom que ens portés cap al seu retrobament.

      Buscant, buscant per la zona, s’han anat afegint coincidències en el cas de Josep Mª Sas i els seus companys,  que avalen la possibilitat que el final del  seu tràgic trajecte sigui a les parets de El Portell. Per aquells dies, superades i aniquilades les línies republicanes, grups retardats de soldats franquistes es van dedicar a netejar el territori amb total llibertat d’acció. Així ho  manifestava  un pastor que va coincidir amb ells i el cap del grup va dir als seus subordinats:

 “Vamos chicos, a ver si matamos unos quantos rojillos más”

      El 17 de gener de 1939, el  que és conegut com el de la batalla de la Segarra, milers de soldats republicans van quedar per aquells camps; els que no van morir van ser fets presoners, més de sis mil d’aquests van passar fins al 26 de gener pel centre de classificació situat a la universitat de Cervera, uns quants milers més els van portar a un cine de Balaguer on també eren classificats i portats a diferents camps de concentració i, els pocs que van quedar de la 60 Divisió van continuar  en  reculada  fins  a la  frontera  o divagant, perduts i desarmats per aquells camps. Avel·lí Artís Gener (Tisner) a “Viure i veure” descriu així la situació en aquest lloc:

-..aquí el front estava totalment trencat i la situació era caòtica. Si esperàvem els nacionals pel sud ens sortien pel nord, si els esperàvem per ponent ens sortien per llevant”

 I comenta amb tristesa, la gran quantitat de companys morts i ferits que deixaven en la reculada.

     Tres  de la província Tarragona,  van ser els soldats republicans executats a El Portell aquell vespre-nit del dia 19 de gener de 1939. Josep Mª Sas Masip de la Bisbal de Falset, Joaquim Alberich Escolà de la Palma d’Ebre i un amic de Flix que citava a les cartes, havien anat junts des d’Arbeca. Tots tres havien fet amistat, tots tres també eren de la província de Tarragona, tots tres també van desaparèixer el dia 19 al vespre al mateix lloc,  però cap d’ells figura  entre els centenars de morts de les llistes dels registres civils de la zona enterrats als cementiris i, de cap d’ells, se n'ha sabut res més. Les seves vides foren segades prematurament i els seus cossos soterrats. Les grans injustícies i l’odi visceral engendrat van fer inevitable aquella tràgica guerra, l’ombra de la qual  encara ens abasta.

     Miquel Sas Masip morí el 4 d’abril de 2013 als 80 anys, víctima d’una rapida i fatal malaltia. Volia tornar allí, però dubtava i no s’atrevia, l’horroritzava tot allò viscut el 18 de juny de 2009. Amb resultat negatiu, el 15 d’octubre del mateix any, el seu fill Josep Maria, rebia l’informe final a tot l’expedient de recerca que, paral·lelament, havíem iniciat mitjançant el Memorial Democràtic de la Generalitat.

   Quan al 2008 reiniciàvem la recerca del les restes del seu pare, poc imaginava que el seu gran drama i el de la seva família el viuria al cap de més de setanta anys, amb tanta intensitat i realisme com per marcar la resta de la meva vida.  El va buscar sempre i no oblidà mai aquell verset que li va dedicar en una de les cartes:

A Arbeca es troba el teu pare

per un guerra cruel

Tu no ploris. Riu i canta!

D’Arbeca ton pare et sent.

    Durant cinc anys, al seu costat n’he estat també protagonista. Al seu costat he conegut al seu pare i al seu costat he conegut la seva tragèdia. A la comarca de la Segarra es consumà la tragèdia, i d’acord al que ens contà el senyor Alcalde de Pujalt, El Portell en podia ser l’escenari final; el cúmul de coincidències així ho fan pensar, però la resposta a si eren o no eren ells, està en la fossa que quedà sota aquell edifici.

    Tot allò va ser per a mi com un veritable “Bateig de guerra” i tanmateix com deia el Miquel: des d’aleshores, girar la mirada i la ment cap aquelles terres i pobles, és com reviure setanta-cinc anys enrere, és com caminar  al seu costat i amb els seus companys fins al final; fins aquella immensa tomba on el seu cos descansa: al cor de Catalunya que tant estimava.

 

emg   (ENTRE LA GUERRA I LA PAU: LA NUESTRA GUERRA)

SIGUIENDO  LA 60 DIVISIÓN REPUBLICANA (2)  

El retorno a los escenaris de la batalla de la Segarra

Los primeros años de la posguerra fueron duros y difíciles, especialmente los años cuarenta cuando, a pesar de haber sido el vencedor de la Guerra Civil el 1 de abril de 1939, Franco no decretó el final del estado de guerra hasta el 7 de abril de 1948; casi tres años más tarde de terminada la Segunda Guerra Mundial. En medio de una férrea dictadura el país sobrevivía y se iba rehaciendo como podía del descalabro de la guerra. Con la muerte de Franco en 1975, se abrió tímidamente la puerta a la transición democrática con las elecciones generales del 15 de junio de 1977 y los "Pactos de la Moncloa" el 25 de octubre del mismo año, sin embargo, desde el golpe de estado aparentemente fracasado del 23 de febrero de 1981, los años nos han demostrado que la democracia que hemos tenido hasta la fecha, ha sido una democracia tutelada y vigilada por los poderes fácticos de siempre.

      El 19 de marzo de 2008, día de San José, en la Bisbal de Falset es fiesta local. Miguel Sas Masip ha vuelto a casa desde el hospital de Mora de Ebro tras una intervención quirúrgica. Como vecino muy cercano y amigo, fui a hacerle una visita. Eran alrededor de las 12 de la mañana, estaba en compañía de su mujer, Rosa, y su aspecto era bastante saludable. En un momento de la conversación, iniciada ya hacía un buen rato, citó a su padre desaparecido durante la Guerra Civil, en enero de 1939. Al instante, la expresión de su rostro derivó hacia la emoción y unas lágrimas comenzaron a salir de sus ojos.

- No me equivocaba, habían pasado 69 años y el recuerdo de la desaparición de su padre pesaba como el primer día. Hasta hacía muy poco, yo sólo sabía que había desaparecido en la guerra, más detalles; hablar al pueblo como tantas otras cosas de la guerra era tabú. Hacía varios años me intrigaba la suerte de estas personas ya que en el cementerio del pueblo están enterrados muchos soldados que murieron en la Batalla del Ebro, la mayoría están registrados con nombre y apellido. Seguro que sus familias los buscaron y no los encontraron, como se demuestra en los pocos que se han ido localizando.

A Miguel ya hacía tiempo que quería decirle de la posibilidad de intentar una nueva búsqueda de su padre, pero dudaba como lo tomaría, tenía miedo de no abrir heridas posiblemente ya cerradas, no sabía cómo decirlselo.
      En ese instante, vista la reacción, creí que era el momento oportuno, se produjo unos segundos de silencio y le dije:
  ¿Miguel, quieres que intentemos algo? ¿Quieres volver ha intentar la búsqueda de tu padre?
Entonces, la expresión de su rostro pasó de emoción y lágrimas a ilusón y alegría, y dijo:
      ¡Sí! ... Sí hombre... ¡Sí!
  Y, en ese momento, yo me sientí bastante aliviado.
       La búsqueda de su padre volvía, el abuelo y su madre lo intentaron desesperadamente sin éxito hacía 69 años.
       

     El 18 de junio de 2009 era un día claro, hacía 15 meses ya que habíamos iniciado el proceso de búsqueda de Josep Mª Sas. Después de completar el rompecabezas de nombres y lugares que habíamos ido recopilando, teníamos información suficiente sobre por donde habían transcurrido los últimos días de su vida, por lo que, a primera hora de la mañana, Miquel, con su hijo Josep Mª que conducía el coche, y yo, nos disponíamos a hacer un recorrido por la zona. Después de pasar por Lleida llegábamos a Tàrrega alrededor de las 9 de la mañana, desayunamos en un bar del centro de la ciudad y tras recoger el Domingo Salcenc, un primo de la nuera de Miguel conocedor del territorio, seguimos en dirección a Cervera. Pasada esta ciudad, en pocos Km. nos situábamos ya en territorio de la ruta que había seguido la 60 División, dejamos de momento Tarroja y, siguiendo la misma carretera, nos dirigimos hacia el cruce de El Llor, junto a Castellmeià; eran las diez y media de la mañana cuando llegábamos al lugar clave y nos detuvimos; según referencias de los compañeros allí los sorprendieron los franquistas. Entre los tiros y el desorden consiguiente, perdieron contacto con Josep Mª y otros compañeros y les hicieron prisioneros. El llamado desagüe de carretera -l'alcantarilla como decían ellos- lo teníamos allí mismo, no hay otro en bastantes Km. al entorno. En la precipitada huida algunos soldados se introdujeron allí temporalmente, Josep Mª sería uno de ellos según los compañeros hechos prisioneros. Pisábamos ya los campos donde el 17 de enero de 1939 se había producido la batalla, la derrota de la 60 División. Mientras contemplaba aquel paisaje, una extraña y extraordinaria fuerza me atraía, como si algo mio hubiera quedado en ese escenario, que me reclamaba y transportaba 70 años atrás. Al introducirnos en el ancho desagüe bajo la carretera, notaba un vacio interno y una cierta debilidad en las piernas; sin duda como consecuencia de la emoción que sentía.

    Allí mismo teníamos El Llor, un pequeño pueblo de poco más de 60 habitantes a tan sólo 1 km del cruce, y hacia allí fuimos. Las calles estaban desiertas, sin encontrar a nadie a quien preguntar por el Ayuntamiento. Al llegar frente a la pequeña iglesia, vimos que estaba la puerta abierta y entramos; dos señoras mayores estaban haciendo limpieza, les dimos los buenos días i les preguntamos donde se encontraba el Ayuntamiento. Muy amablemente nos dijeron que las oficinas estaban en Torrefeta, la capital del municipio llamado Torrefeta y Florejacs; en total 638 habitantes distribuidos en 15 pequeños pueblos y núcleos. Una vez en Torrefeta fuimos a consultar el Registro Civil de defunciones; muy bien atendidos por las dos jóvenes funcionarias, comprobamos que entre los soldados muertos registrados no había el nombre de Josep Mª Sas. Cuando ya nos despedíamos les dijimos que íbamos hacia Tarroja por el mismo motivo y, entonces, nos advirtieron que no encontraríamos a nadie hasta la tarde ya que ellas mismas estarían allí.

     Dejando pues por la tarde Tarroja nos dirigimos entonces hacia San Ramón -La Manresana hasta el año 1940 - distante unos 10 km. Una vez llegamos al Ayuntamiento estaba cerrado, nos dijeron que no abrían hasta la tarde y entonces emprendimos el regreso hacia Cervera.

         Ya en Cervera, entramos un momento en el Archivo Comarcal para ver si estaba allí Jordi Oliva, historiador muy conocedor de la Guerra Civil y las fosas comunes en la zona y discípulo de Josep Benet; en el proceso de investigación nos había facilitado valiosa información, mantenía contacto con él por Internet y queríamos saludarlo personalmente, pero al no encontrarlo nos dirigimos hacia el Juzgado de 1ª Instancia.

      Cuando llevábamos un rato de espera nos hicieron pasar, nos presentamos y les dijimos el motivo que nos llevaba hasta allí: la desaparición del padre de Miguel, en 1939. Desde el primer momento las atenciones fueron muchas, Miguel iba explicando su caso, les dimos toda la información que teníamos y los datos que nos pidieron. Al terminar, nos dijeron que a partir de entonces harían todo lo que estaba a su alcance para intentar resolver el caso y nos tendrían al corriente de todo. Habíamos pasado dos horas allí y cuando salimos era hora de ir a comer; por la tarde completaríamos el recorrido.

     Ya por la tarde y muy bien atendidos en los respectivos Ayuntamientos, ni en el Registro Civil de Tarroja ni en el de San Ramón, encontramos el nombre de Josep Mª Sas entre las listas de los soldados muertos registrados. Nos quedaba para el final la visita a Pujalt, el último de la ruta prevista ya dentro de la Alta Anoia en la provincia de Barcelona, y hacia allí fuimos no sabedores aún de lo que nos esperaba.

  -Durante La primavera de 1938 en Pujalt se construyó la Base de Instrucción del XVIII Cuerpo del Ejército Republicano; un gran complejo militar a medio camino entre el frente y las grandes ciudades de la retaguardia catalana con capacidad para 1.200 soldados donde eran instruidos antes de ir hacia el frente. El 19 de enero de 1939 de adelante la inminente llegada del ejército nacional el complejo fue destruido y abandonado por el ejército republicano.
       Hoy estas instalaciones han sido recuperadas y magníficamente museizadas -    

En trayecto ascendente hacia Pujalt el paisaje iba cambiando, los cultivos mayoritarios de cereales dan paso a extensos y densos bosques. Al llegar preguntamos por el señor Alcalde y nos dijeron que vivía en Conill, uno de los núcleos que forman el municipio de Pujalt; y hacia allí fuimos y allí lo encontramos. El señor Antoni de Solà y Pereta, muy amablemente nos recibió en su casa, nos ofreció un refresco y nosotros le expusimos el motivo que nos había llevado hasta allí. Gran conocedor del tema de la Guerra Civil en la zona, en la larga conversación, muy interesante en todo momento, nos informó sobre los últimos días de combate en la zona, hasta que llegó un momento en que, un tanto dubitativo dijo:

         "Hay un caso que pasó aquí el lado, es muy duro. No sé si se lo debería contar "

          Nosotros quedamos un tanto sorprendidos, no había dudas que el señor Antoni había detectado muchas coincidencias con lo que nosotros le habíamos contado y, después de sugerirle que continuara, siguió adelante:

Pasó aquí al lado, en las paredes de El Portell, era hacia el tarde-noche del día 19 de enero de 1939. Cuatro soldados republicanos de la Provincia de Tarragona medio perdidos y desarmados fueron capturados por un pelotón del ejército franquista y su jefe ordena su ejecución inmediata, visto esto uno de los soldados republicanos puede fugarse y los otros tres son fulminantemente ejecutados. Después obligan a unos campesinos mayores a cavar una fosa y enterrarlos. Pocos años después, sobre aquella fosa se ​constryó un edificio. Debajo del qual, descansan tres soldados de la 60 División, del XVIII Cuerpo de ejército republicano, de las comarcas de Tarragona, vilmente asesinados

      Mientras escuchábamos el relato de la trágica historia, un gran trasiego nos invadía, los tres lo reconocíamos después; a la voz del Sr. Alcalde, se añadían las inevitables imágenes de aquella horrorosa escena proyectándose sobre nuestra mente. Era el final de la tarde cuando dejábamos la casa del Sr. Alcalde y decidíamos emprender el camino de regreso, con la intención de pasar antes por el cementerio de Cervera. Allí queríamos visitar la fosa común donde hay enterrados cientos de soldados republicanos, entre los que, en la fila 11 nº 2 hay uno no identificado que murió en el hospital situado en la Universidad de Cervera el 25 de enero de 1939, ya en poder de los franquistas. La certificación de su muerte, facilitada por el Juzgado de Cervera, la hizo el capitán médico J. Pereda y parece ser que el herido estuvo unos días inconsciente y agonizante antes de morir; el cementerio pero, ya estaba cerrado.

       En la fosa del cementerio de Cervera habíamos depositado en principio nuestras esperanzas cuando salimos del pueblo a primera hora de la mañana y, aunque nada aseguraba que el soldado enterrado allí fuera Josep Mª Sas, tan sólo de pensar que podía serlo, nos movía el deseo de situarnos ante aquella gran tumba y, en silencio, recordarlo y al mismo tiempo rendir homenaje a los allí enterrados. Un silencio sepulcral nos acompañó el resto del viaje de regreso y durante unos días Miguel quedó animicamente hundido: la historia de El Portell no se apartaba de nuestra mente.

    Después de setenta años habíamos recorrido los pueblos, campos, paisajes, caminos y carreteras por donde transcurrieron los últimos días de vida de José Mª Sas Masip y sus compañeros, con la esperanza de conseguir algo que nos llevara hacia su reencuentro.

    Buscando, buscando por la zona, se han ido añadiendo coincidencias en el caso de Josep Mª Sas y sus compañeros, que avalan la posibilidad de que el final de su trágico trayecto sea en las paredes de El Portell. Por aquellos días, superadas y aniquiladas las líneas republicanas, grupos retrasados ​​de soldados franquistas se dedicaron a limpiar el territorio con total libertad de acción. Así lo manifestaba un pastor que coincidió con ellos y el jefe del grupo dijo a sus subordinados:

  "Vamos chicos, a ver si matamos Unos cuantos rojillos más"

    El 17 de enero de 1939, el que es conocido como el de la batalla de la Segarra, miles de soldados republicanos quedaron por aquellos campos; los que no murieron fueron hechos prisioneros, más de seis mil de estos pasaron hasta el 26 de enero por el centro de clasificación situado en la universidad de Cervera, unos cuantos miles más los llevaron a un cine de Balaguer donde también eran clasificados y llevados a diferentes campos de concentración y, los pocos que quedaron de la 60 División continuaron en retroceso hasta la frontera o divagando, perdidos y desarmados por aquellos campos. Avel·lí Artís Gener (Tísner) a "Vivir y ver" describe así la situación en este sitio:

-(...) aquí el frente estaba totalmente roto y la situación era caótica. Si esperábamos los nacionales por el sur nos salían por el norte, si los esperábamos por poniente nos salían por levante "

  Y comenta con tristeza, la gran cantidad de compañeros muertos y heridos que dejaban en el retirada.

      Tres de la provincia Tarragona, fueron los soldados republicanos ejecutados en El Portell aquel atardecer-noche del día 19 de enero de 1939. Josep Mª Sas Masip de la Bisbal de Falset, Joaquim Alberich Escolà de la Palma d'Ebre y un amigo de Flix que citaba en las cartas, habían ido juntos desde Arbeca. Los tres hicieron  amistad, los tres también eran de la provincia de Tarragona, los tres también desaparecieron el día 19 por la noche en el mismo lugar, pero ninguno de ellos figura entre los cientos de muertos de las listas de los registros civiles de la zona enterrados en los cementerios y, de ninguno de ellos, nunca se ha sabido nada. Sus vidas fueron segadas prematuramente y sus cuerpos enterrados. Las grandes injusticias y el odio visceral engendrado hicieron inevitable aquella trágica guerra, la sombra de la que aún nos abarca.

      Miguel Sas Masip murió el 4 de abril de 2013 a los 80 años víctima de una rápida y fatal enfermedad. Quería volver allí, pero dudaba y no se atrevía, le horrorizaba todo lo vivido aquel 18 de junio de 2009. Con resultado negativo, el 15 de octubre del mismo año, su hijo José María, recibía el informe final a todo el expediente de investigación que, paralelamente, habíamos iniciado mediante el Memorial Democrático de la Generalitat.

    Cuando en 2008 reiniciabamos la búsqueda del los restos de su padre, poco imaginaba que su gran drama y el de su familia, lo viviría después de más de setenta años con tanta intensidad y realismo como para marcar el resto de mi vida. Le buscó siempre y no olvidó nunca aquel versecito que le dedicó en una de las cartas:

En Arbeca se encuentra tu padre,
por un guerra cruel.
Tú no llores. ¡Ríe y canta!
Desde Arbeca te oye tu padre

     Durante cinco años a su lado he sido también protagonista. A su lado he conocido a su padre y a su lado he conocido su tragedia. En la comarca de la Segarra se consumó la tragedia, y de acuerdo a lo que nos contó el señor Alcalde de Pujalt, El Portell podía ser el escenario final; el cúmulo de coincidencias así lo hacen pensar, pero la respuesta a si eran o no eran ellos, está en la fosa que quedó bajo aquel edificio.
     Todo aquello fue para mí como un verdadero "Bautizo de guerra" y al igual que decía Miquel:  desde entonces, volver la mirada y la mente hacia aquellas tierras y pueblos, es como revivir setenta y cinco años atrás, es como caminar a su lado y con sus compañeros hasta el final; hasta aquella inmensa tumba donde su cuerpo descansa: en el corazón de Cataluña que tanto amaba ".

 

emg   (ENTRE LA GUERRA Y LA PAZ,  NUESTRA GUERRA)