ELS MAQUIS

2013-11-27 08:55

 

     És un dia qualsevol al matí dels primers anys de la postguerra i la mare, com de  costum, entra  a l’habitació  per llevar-me;  em renta, em vesteix, em pentina, em porta cap al menjador que està ple de guàrdies civils esmorzant i em diu: “diguis bon dia”  i jo repetia  “bon dia”. Alguns d’ells se’n reien de les meves gràcies i, de tant en tant,  intencionadament, em feien emprenyar fins que jo esclatava amb un... “no, collons ! ”.

    Eren temps de maquis al Montsant, veïns dels pobles eren obligats a fer de guies per la serralada i la por i el neguit entre els caps locals de la Falange de la zona era evident. És en aquest temps quan Franco restaura el Sometent que el Govern de la Segona República va prohibir. Aquest cos civil i armat format per falangistes, una bona part gairebé forçats, va ser una considerable ajuda en la lluita contra  la guerrilla  pel coneixement que  tenien del  territori. A la Bisbal es feien ben visibles en la vigilància de nit a les entrades del poble, en actes i festes religioses i quan hi havia indicis de maquis.

      Sota aquest context, el poble es veia aclaparat per greus dificultats, el flaire de la guerra era ben present i els esdeveniments que  s’hi produïen així  ho demostraven. Era freqüent veure veritables criatures  amb el fusell al coll que eren instruïts militarment pel Cap local de les milícies fent salves de trets enlaire que provocaven l’astorament i el terror dels veïns.

     Els maquis es movien bé per la zona, l’aïllament i el territori  abrupte els eren favorables. El 4 de març de 1945, Camilo Morales, un dentista de Reus i Cap de la Falange de la zona era metrallat i abatut  prop de les Crestes de la Llena. El vehicle amb el cadàver i els seus acompanyants ferits va fer cap a la Bisbal i a Camilo el van portar al local de la CNS (Confederación Nacional  Sindicalista) al costat de casa, que durant els anys de la República havia estat de la CNT (Confederació Nacional del Treball). Al poble van arribar alts càrrecs i caps falangistes de la província que van omplir el petit local que feia les funcions de capella ardent i a on va ser vetllat amb tots els honors. Al dia següent, dilluns, acompanyat d’una caravana impressionant d'onze cotxes negres el prenien en direcció a Reus.

       L’enrenou i la tensió que es van viure aquella tarda i els dies posteriors foren  extrems.  El cop dels maquis es produí quan feia poc una acció similar havia acabat amb la vida de Pere Juncosa, Alcalde  de Cornudella i un Guardia civil de  Flix. Des d’aleshores s’accentuà l’ambient de guerra, el poble s’omplí de militars i guàrdies civils. Els caps militars  estaven a les millors cases del poble, la tropa en magatzems i pallisses,  i els guàrdies civils, com en el cas nostre, els van distribuir entre  nombroses famílies que s’havien de fer càrrec de la seva manutenció a canvi de res.

       El dilluns, dia 5 de març de 1945, quan es van obrir les escoles, els alumnes trobaren escrit a la pissarra: “Camilo Morales. Presente !”. Era la “Consigna” del dia i els mestres havien de parlar de les exemplars qualitats i virtuts  del patriota i heroi  abatut. Pocs dies després, sota el títol de “SUCESO HERÓICO” el mestre A.S. havia escrit a la pissarra el següent text que els alumnes van haver de copiar a la llibreta:

En todas las escuelas hay que dar una lección que trate de algún hecho heroico de la localidad. Nosotros, por desgracia, tenemos uno ocurrido recientemente y es la muerte del Camarada Camilo Morales. A poco que penséis veréis que dio la vida en acto de servicio y, además, por lo que  vosotros mismos habéis oído, también veréis que murió como un valiente; sin flaquezas ni debilidades cual corresponde a un español. El suelo de España, regado con tanta sangre de sus mejores hijos, ha de ser plantel de héroes. El ejemplo dado por el camarada Morales, ha de ser norte de nuestras vidas y su sacrificio no ha de perderse. Para nosotros no hay mas que una cosa: España; y por encima de ella solo Dios. Somos católicos i españoles que casi es la misma cosa y en defensa de este ideal hemos de sacrificarlo todo, inclusive la vida.

La presència de Maquis  al  territori no  es  podia amagar. Alguns  pagesos s’hi havien trobat, cas de Lluis Masip que va coincidir amb 8 o 9 a la seva finca; va conversar amb ells, però no passà res, guardà silenci i va estar uns dies a tornar-hi. I també el Julio Masip,  que va donar-los part del menjar que portava al cistell i  els en tornà a portar al dia següent. Altres, van ser acollits a casa, concretament on un amic de Josep Rebull hi va menjar i dormir i el seu fill Josep Mª va anar a comprar-li tabac. Després  se’n  va  anar  amb  el cotxe de línia de Reus i els va dir que si podia arribar a Barcelona ja els escriuria. La carta va arribar al cap d’uns dies. Hi va haver altres casos, més del que sempre s’ha pensat i dit, però es callaven.

emg

 

Capella ardent de Camilo Morales (Dibuix de Francesc Masip Masip)

 

    Es un día cualquiera por la mañana de los primeros años de la posguerra y mi madre, como de costumbre , entra en la habitación para levantarme; me lava, me viste, me peina, me lleva al comedor que está lleno de guardias civiles desayunando y me dice: "di buenos días" y yo repetía "buenos dias". Algunos de ellos se reían de mis gracias y, de vez en cuando, intencionadamente, me fastidiavan hasta que yo respondia  con un... " ¡ No, cojones ! " .
     
Eran tiempos de maquis en el Montsant, vecinos de los pueblos eran obligados a hacer de guías por la cordillera y el miedo y la desazón entre los jefes locales de la Falange de la zona era evidente. Es en este tiempo cuando Franco restaura el Someten que el Gobierno de la Segunda República prohibió. Este cuerpo civil y armado formado por falangistas, una buena parte casi forzados, fue una considerable ayuda en la lucha contra la guerrilla por el conocimiento que tenían del territorio. En la Bisbal se hacían visibles en la vigilancia de noche en las entradas del pueblo, en actos y fiestas religiosas y cuando había indicios de maquis.
    Bajo este contexto, el pueblo se veía abrumado por graves dificultades, el olor de la guerra era bien presente y los acontecimientos que se producían así lo demostraban. Era frecuente ver verdaderas criaturas con el fusil al hombro que eran instruidos militarmente por el Jefe local de las milicias, haciendo salvas de disparos al aire que provocaban el asombro y el terror de los vecinos.
       Los maquis se movían bien por la zona, el aislamiento y el territorio abrupto les eran favorables. El 4 de marzo de 1945, Camilo Morales, un dentista de Reus y Jefe de la Falange de la zona era ametrallado y abatido cerca de las Crestas de la Llena. El vehículo con el cadáver y sus acompañantes heridos llegó a la Bisbal y a Camilo lo llevaron al local de la CNS ( Confederación Nacional Sindicalista ) al lado de casa, que durante los años de la República había sido de la CNT ( Confederación Nacional del Trabajo ). En el pueblo llegaron altos cargos y jefes falangistas de la provincia que llenaron el pequeño local que hacía las funciones de capilla ardiente y donde fue velado con todos los honores. Al día siguiente, lunes, acompañado de una caravana impresionante de once coches negros se lo llevaban  en dirección a Reus.
       
El revuelo y la tensión que se vivieron aquella tarde y los días posteriores fueron extremos. El golpe de los maquis se produjo al poco que una acción similar había acabado con la vida de Pedro Juncosa, Alcalde de Cornudella y de un Guardia civil de Flix. Desde entonces se acentuó el ambiente de guerra, el pueblo se llenó de militares y guardias civiles. Los jefes militares estaban en las mejores casas del pueblo, la tropa en almacenes y pajares, y los guardias civiles, como en el caso nuestro, los distribuyeron entre numerosas familias que habían de hacerse cargo de su manutención a cambio de nada.
        El lunes, día 5 de marzo de 1945, cuando se abrieron las escuelas, los alumnos encontraron escrito en la pizarra: "Camilo Morales. Presente”. Era la " Consigna " del día y los maestros tenían que hablar de las ejemplares cualidades y virtudes del patriota y héroe abatido. Pocos días después, bajo el título de " Suceso heroico " el maestro A.S. había escrito en la pizarra el siguiente texto que los alumnos tuvieron que copiar en la libreta:

En todas las escuelas hay que dar una lección que trate de algún hecho heroico de la localidad. Nosotros, por desgracia, tenemos uno ocurrido recientemente y es la muerte del Camarada Camilo Morales. A poco que penséis veréis que dio la vida en acto de servicio y, además, por lo que  vosotros mismos habéis oído, también veréis que murió como un valiente; sin flaquezas ni debilidades cual corresponde a un español. El suelo de España, regado con tanta sangre de sus mejores hijos, ha de ser plantel de héroes. El ejemplo dado por el camarada Morales, ha de ser norte de nuestras vidas y su sacrificio no ha de perderse. Para nosotros no hay mas que una cosa: España; y por encima de ella solo Dios. Somos católicos i españoles que casi es la misma cosa y en defensa de este ideal hemos de sacrificarlo todo, inclusive la vida.

     La presencia de Maquis en el territorio no se podía ocultar. Algunos agricultores se habían encontrado con ellos, caso de Luis Masip  que coincidió con 8 o 9 en su finca; conversó con ellos, pero no pasó nada, guardó silencio y estuvo unos días en volver. Y también  Julio Masip,  que les dió parte de la comida que llevaba en la cesta i volvió al día siguiente para traerles mas. Otros, fueron acogidos en casa, concretamente en casa de  un amigo de José Rebull que comió y dormió allí y su hijo José Mª fue a comprarle tabaco. Después se fue con el coche de línea de Reus y les dijo que si podía llegar a Barcelona ya los escribiría. La carta llegó al cabo de unos días. Hubo otros casos, más de lo que siempre se ha pensado y dicho, pero se callaban.

emg